9 lecciones que aprendí de #Girlboss

9 lecciones que aprendí de #Girlboss

Publicado en: Liderazgo, Mujer y Trabajo | 0

Hace 2 años atrás andaba en una gira de negocios en California, en donde hicimos una parada en Healdsburg, una ciudad ubicada en el condado de Sonoma. Una de mis fascinaciones en las ciudades que no conozco es entrar a sus librerías, en donde los libros que se ofertan hablan en parte de los intereses de la población.

En vitrina y en medio del centro de la tienda, estaba #GirlBoss, de Sophia Amoruso, de la portada me llamó la atención todo; un título de libro con un Hashtag, lo frontal y sin rodeos de lo que hace tanto tiempo ya se estaba cocinando puertas adentro. ¡¡SÍ!! Hay mujeres jefas y lo hacemos muy bien, y lo sexy y seria a la vez que se puede ver una mujer en una portada con un escote pronunciado de un vestido negro mega apretado.

Debo confesar que siempre he desconfiado de los Bestsellers gringos, sin embargo, lo compré. Cuando me lo leí, lo subrayé casi entero, razón que significa que me gustó. Dos años después de haber estado en esa pequeña librería de Sonoma, me sorprendo en Netflix con la serie del libro que me tuvo dando vueltas varios meses antes, afortunadamente ya me lo había leído y pude hacer ese mítico match de lo que te imaginaste leyendo con lo que el director te quiere mostrar, y entre las sumas y restas, me quedo con 9 lecciones de la historia de Sophia Amoruso:

Perseverar: Cuando estás emprendiendo las frustraciones y los desalientos en el curso del desarrollo de tu negocio son comunes, sobre todo cuando se emprende solo, sin recursos y sin tener claridad del modelo de negocios, lo que la mayoría de las veces nos motiva son las ganas y la fe que tenemos en lo que estamos haciendo, sólo nosotros sabemos el potencial que tiene, y muchas veces no sabemos el cómo lo vamos a conseguir, pero sí que lo vamos hacer, cueste lo que cueste.

El talento y la lealtad no tienen precio: Los principales pilares en la carrera y éxito de Nasty Gal, el emprendimiento inicial de Sophia Amoruso, fueron en parte también por el apoyo incondicional de sus amistades, que creyeron en ella y también los que se fueron sumando en el camino con una tremenda lealtad.

Un concepto y a fondo: Esos días de búsqueda de inspiración que tenemos los emprendedores, son más fuerte que nada, esos instantes cuando recibimos esos “insights” que son la luz, que nos llega como del más allá y nos entrega lo que exactamente estamos buscando, en el caso de Sophia Amoruso, es cuando logra captar que Nasty Gal sería el nombre perfecto para su proyecto, y luego a lo largo de su carrera, haberse posicionado con #Girlboss, hoy la coronan con un Bestseller, una serie en Netflix, y una multiplataforma de Talks inspiracionales de mujeres para mujeres de cualquier parte del mundo. Se adueñó del concepto, lo hizo suyo y hoy lo reparte, expande y comparte como una píldora de motivación para muchas que también quieren emprender de manera exitosa.

Tener estilo propio: El sello de Sophia Amoruso, o el de cualquier emprendedora exitosa es la autenticidad, esa cosa, que cuesta describir, pero que cuando uno lee, ve, o presencia cualquiera de sus productos hoy en día tienen el mismo estilo, y eso es lo que conocemos como el sello personal.

Un mercado no tiene techo: La reinvención de un mercado o industria en general es posible, la innovación está a la orden del día, y es cada vez más latente que esto ocurra. Cuando se creía que la ropa usada era la nueva ola del retail, no señores, aún no nacía Nasty Gal.

El futuro de los negocios está en Internet: El sueño de muchas es poder estar ganando dinero mientras dormimos, y estos es posible si es que lo sabemos hacer. Internet no duerme, y hoy un séptimo del mundo tiene acceso a esta fascinante red, si logramos tener un pie de nuestro negocio en Internet nuestro crecimiento puede ser exponencialmente escalable.

Aléjate de todos los que no creen en ti: Los No No siempre aparecerán en nuestro camino, pero la verdad es que no los queremos cerca, nos ayudan para fortalecer que sí podemos lograrlo, pero ni su energía, rigidez, negativismo nos suman, así que aprendamos a decirles, adiós y no vuelvas.

Perderse, a veces es necesario para encontrarse: Codear de cerca con la miseria también es una realidad en uno de los loop del emprendimiento, en esas idas y vueltas es probable perderse, en esas crisis absolutas muchas veces topamos fondo, pero lo importante es volver a encontrarnos, y salir recargadas, claras y con objetivos claros.

Es necesario tener espacios de soledad para construirse: El espacio propio, ya sea literalmente físico, o bien emocionalmente íntimo son importantes para aumentar el autoconocimiento y desde ahí emprender desde un propósito de vida.

Esta columna de Nicolle Knüst se publicó en junio/2017 en M360.cl

Dejar un comentario